¿Qué es el CBD y para qué sirve?

Si eres uno de nuestros clientes o lectores habituales ya tendrás bastante información sobre qué es el CBD y sus propiedades terapéuticas pero seguro que no te viene mal hacer un pequeño recordatorio, ¿verdad?

Empecemos por el principio…

¿Qué es el CDB?

Como ya contábamos en nuestro primer post sobre los principios activos y las propiedades del cannabis medicinal, el cannabis contiene más de 500 compuestos diferentes, de los cuales más de 100 son los llamados cannabinoides.

El principal componente y, hasta el momento, el más abundante en la mayoría de variedades de marihuana del mercado es el THC (abreviatura de delta-9-tetrahidrocannabino). Hasta no hace mucho, el THC ha venido siendo rey de la corona puesto que su potente efecto psicoactivo lo ha hecho muy popular en el mundo cannábico, especialmente en el recreativo.

En algunas variedades de marihuana, y en menor concentración que el THC, encontramos el hoy famoso cannabidiol (CBD). Este cannabinoide destaca por no tener ningún efecto psicoactivo y, sin embargo, ofrecernos múltiples beneficios medicinales. Como os podéis suponer, una combinación de características que ha despertado el interés tanto de la comunidad científica, como del sector sanitario y del mercado cannábico en general.

Además, se ha demostrado que el CDB no sólo tiene propiedades medicinales, sino que también puede ser utilizado para contrarrestar los efectos secundarios del THC (como por ejemplo la sequedad bucal, la ansiedad o la alteración de la percepción) a la vez que  prolonga sus efectos. Noticia que ha sido muy bien recibida por muchos consumidores de cannabis a nivel recreativo.

Tal y como bien se explica en las publicaciones más especializadas del sector, los cannabinoides interactúan con nuestro organismo gracias al sistema endocannabinoide que todos poseemos en nuestro cuerpo. Este sistema consiste en una serie de receptores naturales (CB1 y CB2), localizados principalmente en el cerebro, la médula espinal y el sistema nervioso periférico. Estos receptores interactúan con los cannabinoides activando y estimulando la respuesta natural del cuerpo ante el dolor, la ansiedad, el estrés, etc. El papel clave del sistema endocannabinoide es mantener o restaurar la homeostasis, un equilibrio saludable de varias funciones corporales, y los cannabinoides de procedencia vegetal, como es el caso del cannabidiol (CBD), pueden apoyar el efecto positivo de este proceso.

Propiedades terapéuticas del CBD

Propiedades anticonvulsivas

Varios estudios clínicos han demostrado que el CBD posee potentes propiedades anticonvulsivas, hecho que lo ha convertido en uno de los tratamientos  más efectivos para determinados tipos de epilepsia.

Relajante muscular

También se han realizado estudios que señalan que la combinación de THC+CBD puede ayudar a paliar la espasticidad derivada de enfermedades tales como la esclerosis múltiple.

Neuroprotector

Otra importante propiedad medicinal que se atribuye al CBD es su función como neuroprotector. Varios estudios aseguran que el CBD contribuye a recuperar aquellas áreas del cerebro dañadas por la muerte neuronal crónica y aguda.

Estrés, depresión y enfermedades mentales

Varios estudios científicos han demostrado que el CBD tiene importantes propiedades ansiolíticas y antidepresivas, cosa que lo coloca como un buen aliado en los tratamientos de determinadas enfermedades mentales.

Además, está más que demostrada su efectividad para mitigar los efectos de los tratamientos de quimioterapia

Fuentes: dinafem.org / cannabisconsciente.com
Imprime o comparte en:Print this page
Print
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CERRAR