¿Y si los pacientes son niños?

Cannabis para niños

Muchos padres y madres de niños con enfermedades limitantes, que no responden a los tratamientos convencionales, se preguntan si la marihuana aliviaría el sufrimiento de su hijo.

¿Se puede suministrar cannabis medicinal a los niños?

El suministro de marihuana medicinal en niños es relativamente reciente y sólo en algunos países está realmente permitido. En Estados Unidos, por ejemplo, la Asociación Americana de Pediatría recomienda que el tratamiento con marihuana se limite exclusivamente a los niños que tengan enfermedades limitantes o que amenacen su vida, para las cuales no exista otra terapia exitosa. En España, sin embargo, la cosa es más complicada y la prescripción del tratamiento con marihuana aún está sujeta a un control estricto, utilizándose únicamente para el tratamiento de la esclerosis múltiple. De ahí que hace algunos meses viéramos en la prensa española la noticia de que, según la Asociación Dosemociones, se estima que en nuestro país unas 300 familias están suministrando cannabis medicinal a sus hijos al margen de lo que diga la ley.

Y es que, aunque todavía hay pocas evidencias científicas, cada vez conocemos más estudios que prueban la eficacia del cannabis, concretamente el cannabidiol (CBD), en tratamientos de enfermedades como la esclerosis múltiple, la epilepsia refractaria o el autismo, entre otras.

Como ya comentamos en el post sobre los principios activos y las propiedades de la marihuana medicinal, a diferencia del THC (Tetrahidrocannabinol), el cannabidiol (CBD) no tiene efectos psicoactivos. Sin embargo, posee propiedades antiinflamatorias, analgésicas y anticonvulsivas, muy útiles para el tratamiento de determinadas enfermedades.

Un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences encontró que el consumo regular de cannabidiol con fines médicos puede reducir la frecuencia e intensidad de las convulsiones en niños con epilepsia severa que no responden a otros tratamientos. Los resultados llegaron después de que los investigadores administraran CBD por vía oral a 137 pacientes durante 3 meses. Si bien es cierto que durante este período el 6% de los participantes abandonaron el tratamiento debido a los efectos secundarios del medicamento, el 94% de los pacientes redujeron las convulsiones en aproximadamente un 54%.

Teniendo estos datos y sabiendo que los niños que sufren este tipo de epilepsia resistente al uso de fármacos (la epilepsia refractaria) pueden llegar a tener convulsiones todos los días, algunos hasta 50 veces, no es de extrañar que muchos padres opten por probar la marihuana con el deseo y la esperanza de ver mejorar el estado de salud de sus hijos.

Fuentes: etapainfantil.com / dosemociones.com
Imprime o comparte en:Print this page
Print
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *