¿Cómo consumir marihuana terapéutica? (I) La ingestión

Infusiones de marihuana

¿Cómo debo tomar marihuana terapéutica? ¿Me la tengo que fumar? Esta es una de las dudas más frecuentes que surgen a las personas que, ya sea por recomendación de algún profesional o por decisión propia, quieren empezar a tomar marihuana medicinal.

Lo cierto es que fumarla es la forma de consumo menos recomendable, especialmente en el caso de los usuarios medicinales. Fumar marihuana, sobretodo mezclada con tabaco, conlleva introducir en el cuerpo muchas toxinas (alquitrán, dióxido y monóxido de carbono, amoníaco,…) que no ayudan en nada a mejorar la salud del paciente.

La ingestión, la vaporización y el uso tópico son las formas más sanas y recomendables de consumir marihuana con fines terapéuticos. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades y sus efectos y duración son distintos. Por esta razón hemos creído conveniente realizar una serie de post a profundizar en cada una de ellas.

Ingestión

El cannabis se puede ingerir a través de alimentos elaborados con marihuana (galletas, bizcochos, mantequilla…), bebidas (café, té, leche, infusiones de cáñamo, …), pastillas, tinturas o extracciones.

La ingesta es uno de los métodos más utilizados, especialmente en los casos de dolores crónicos, ya que produce efectos muy potentes y duraderos, pudiendo llegar hasta las 6-12 horas. Es importante tener en cuenta que esta vía de administración, aún y ser muy sana y no introducir componentes tóxicos en el cuerpo, tienen sus “riesgos”.

Debido a que la absorción de cannabinoides, en el caso de consumirlos mediante alimentos y bebidas, es bastante lenta y los efectos tardan entre 30 y 90 minutos en aparecer es muy fácil consumir más de la cuenta. Es frecuente que los usuarios tengan la sensación de que no les está produciendo ningún efecto y acaben tomando demasiado, llegando a experimentar unos efectos demasiado potentes y duraderos.

Para evitar efectos indeseados lo ideal es empezar tomando cantidades muy pequeñas e ir aumentándolas progresivamente día a día hasta encontrar la dosis adecuada.

Con la ingesta de extracciones la absorción es más rápida, los efectos aparecen a los 15-30 minutos de haber realizado la toma y se puede esperar que duren entre 2 y 4 horas.

En el caso de las pastillas o cápsulas de marihuana la absorción es más directa que en la comida, ya que al no calentarse no se deteriora nada. Aún y así, los efectos también tardan alrededor de 60-90 minutos en notarse.

Es importante tener presente que cada persona es diferente y que la dosis efectiva para cada uno puede ser muy variable. Por ello es básico que cada consumidor busque qué cantidad le produce los resultados deseados, evitando guiarse por las dosis qué le dicen otros usuarios.

Si te interesa esta forma de consumo, te animamos a visitar nuestra selección de infusiones de cannabis y a descubrir el aceite de cáñamo para el consumo. No dudes en contactar con nosotros, por teléfono, correo o chat online, en el caso de que necesites asesoramiento.

Imprime o comparte en:Print this pageEmail this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *